Soltar

Soltar es de las cosas más difíciles que he decidido hacer. Aún cuando sé que es lo mejor para mí, una parte sigue aferrándose a aquello que se deja, que se pierde, que ya no tiene lugar en mi vida.

Y es que los patrones de apego muchas veces están anclados y enmarañados en un sinnúmero de experiencias y vivencias, dificultades y placeres, en definitiva, teñidos por sentimientos y emociones hacia nosotros y hacia quienes nos rodean, adheridos a nuestra historia y a nuestros sentidos de pertenencia e identidad.

Lo que queremos en un momento dado, muchas veces es pensado o planificado con un otro. Un otro en específico, y cambiar a los protagonistas de la historia (por lo menos, al otro), muchas veces no es tan sencillo, aunque tengamos claros un montón de motivos racionales para tomar decisiones.

¿De qué afirmarnos entonces cuando llega el momento de despedirse? ¿Cuando el otro quiere otra cosa, cuando las cosas ya no cuajan, cuando siento que me merezco otro trato, otra cosa? No hay más cosa de la que afirmarse que del amor propio, del enamoramiento de una misma, de la férrea voluntad de seguir los sueños, del firme convencimiento del merecimiento de lo que anhelo. Ser capaz de sostener el vacío que ello conlleva, es importantísimo. En ese vacío nos sanamos, nos re-constituimos, re-definimos lo que queremos y de esa manera, podemos avanzar una vuelta más en el espiral, y así no repetir en círculos, sino que avanzar un escalón en nuestro propio proceso de evolución personal.

Centrarse en el propio desarrollo personal ayuda a soltar de mejor manera. Volcar ese amor disponible hacia una misma, ocupar ese tiempo en pulirte, como si fueras un diamante. Tomar esas clases para las que no te dabas tiempo, hacer ejercicio, cuidar tu alimentación, ir a terapia, meditar, reforzar tu autoestima. Mejorar tu capacidad de maternaje interior.

También es importante agradecer lo que fue. Agradecer lo que aprendiste, lo que no fue. Agradecer que estás aquí, que puedes darle nuevos sabores y sentidos a tu historia, que tienes vida para disfrutar.

 

Comparte en tus redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedIn

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *